Extractos de Andrés Bello y Esteban Echeverría

¡Oh jóvenes Naciones, que ceñida

alzáis sobre el atónito Occidente

de tempranos laureles la cabeza!

Honrad el campo, honrad la simple vida

del labrador, y su frugal llaneza.

Ésta es una selección de versos de la conclusión de la silva “La agricultura de la zona tórrida” por Andrés Bello.  Fue escrito a los principios del siglo XIX.  Una silva es un soneto, muchas veces sobre la belleza natural, con 7 o 11 sílabas en cada verso.  Cada verso de esta selección tiene 11 sílabas.  Nótese también las rimas: versos 1 y 4 y versos 3 y 5 son pares.  El ritmo es más yámbico que trocaico.  El poeta usa el técnico de apostrofe: dirige sus estrofas no solamente a un solo lector sino a todas las jóvenes naciones de Latinoamérica.  Claramente él cree que su mensaje es tan importante que todos sus paisanos deben leerlo.  Me interesa también que él capitaliza la palabra “nación.”  La capitalización de “occidente” es sencillo de entender: significa Europa, que siempre se llama “occidente” aunque los latinoamericanos necesitarían viajar hacia el este para llegar a este continente.  La Europa se considera tan inmovible que no necesita ajustarse a las verdades cambiantes de la geografía.

El tema de esta selección tiene muchísima interés porque se toca uno de los temas comunes de la literatura latinoamericana: la relación entre las ciudades y el campo.  En su obra “Facundo,” Sarmiento dijo que el campo es del barbarie, y las ciudades salvarán Argentina.  Según Sarmiento, porque es tan difícil sobrevivir en las pampas, crían hombres independientes, físicamente fuertes, y iletrados.  Un dictador es el gobernador apropiado para estos.  Por contrario, los ciudadanos son más educados, más europeos, más dispuestos a la libertad y la democracia.

Sarmiento, quien resistió la dictadura de Rosas y liberalizó Argentina cuando él mismo fue presidente, parecía ser una autoridad de este tema, pero Andrés Bello está en desacuerdo total, a menos en esta obra.  Bello, quién vivió en el norte de Suramérica, también tiene autoridad: es considerado un padre de Latinoamérica.  Fue maestro de Simón Bolívar y sus ideas fueron muy influyentes.  Bello aquí alaba al labrador y el campo.  Dice que ellos son simples y puros, y los ciudadanos son corrompidos.  Él no odia a Europa: uno de sus obras más famosas es un tratado sobre las semejanzas entre el español de Latinoamérica y lo de España.  Es probable que él piense que los labradores, por su proximidad al campo, sean afectados más por la sublime belleza que Bello catalogó en este poema.  Él también tenía interés en las diversas especies de plantas y animales de Suramérica que lo hacen muy distinta de Europa.  Además, la alabanza de la naturaleza es un rasgo de romanticismo, en cuya época vivía Bello.  Quizás las ideas de Friedrich hayan afectadas los pensamientos políticos de Bello.  A menos es claro que Bello y Sarmiento deben cuidar de tener una vista tan binaria del mundo.

Inmediatamente quedó atado en cruz y empezaron la obra de desnudarlo. Entonces un torrente de sangre brotó borbolloneando de la boca y las narices del joven, y extendiéndose empezó a caer a chorros por entrambos lados de la mesa. Los sayones quedaron inmóviles y los espectadores estupefactos.

Esta selección viene de “El matadero,” un cuento de Esteban Echeverría.  Algunos matones están torturando un joven quien identifica con la política de los unitarios.  La historia es una sátira de la dictadura de Rosas en Argentina durante la primera mitad del siglo XIX.  La obra no fue publicada hasta después de la muerte del autor por su polémica.

Los federales fueron el partido de Rosas.  Querían devolver más poder a las regiones de Argentina para que los oligarcas pudieran tener más poder sobre el proletario.  Los unitarios querían devolver el país a su constitución original, en que el gobierno fue más centralizado en Buenos Aires, y se consideraron liberales y rebeldes contra Rosas.  El autor se identifica con el joven unitario quien está sacrificado aquí.

La violencia increíble de este extracto es típica del cuento.  Echeverría escribe con dicción vívida sobre la matanza de muchas vacas para prepararnos para esta escena.  El ganado es una industria clave en Argentina: hay muchísimas vacas, quizás más vacas que gente.  Echeverría toma ventaja de este dato para hacer un paralelo entre los animales y las personas del país.  Como estos pobres se mueren en el matadero, las personas se mueren por los esfuerzos de Rosas.

Echeverría especialmente hace un paralelo entre este joven unitario y un toro quien fue matado, después de luchar apasionadamente, por los mismos matones.  El toro es un símbolo para la valentía, el temperamento fuerte, y la masculinidad.  Echeverría asigna las mismas cualidades a su protagonista y por extensión a su movimiento.  Este joven unitario, él dice, es un toro entre las vacas.

Finalmente, hay que darse cuenta al simbolismo de Cristo de esta sección.  Rosas se aliaba con la iglesia católica para aumentar su poder.  La iglesia es culpable para la hambruna terrible que inicia esta matanza porque ordenó una abstinencia de carne por toda la gente antes de una lluvia que destrozó las otras fuentes de comida.  El autor es claramente escéptico de los sacerdotes: su obra está chorreando de sarcasmo cada vez que menciona un sacerdote.  A pesar de este ambiente anticlerical, asocia su protagonista con Jesucristo cuando el joven está atado en cruz y desnudado.  Es posible que Echeverría tenga una fe personal pero desconfía en la organización romana.  Es verdad que la imagen de Cristo, un inocente sacrificado para salvar todo el mundo, es increíblemente poderoso a pesar del credo del autor y el lector.  Seguramente tendría sentido para su audiencia: los argentinos son casi todos católicos, y la literatura está llena con referencias bíblicas.  Este paralelo socava la posición de la dictadura y expresa la creencia del autor en la victoria final.  Esta escena no sólo los espectadores del matadero estupefactos sino también los lectores de la obra.

Explore posts in the same categories: Español, Latinoamérica, Literature, Schoolwork

Tags:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: