El estado como un servicio

Los derechos del estado proceden del contrato social.  Los ciudadanos eligen algunos derechos al estado para asegurar la protección de sus otros derechos.  Dar estos derechos al estado no es darlos a los otros ciudadanos individuales; pues el gobierno tiene un estatus legal único.  Lo compararía a un fontanero.  Cuando una persona lo da permisión para reparar su fontanería, no da este derecho de manipular su propiedad a toda la gente – sólo a este individuo.  En la misma manera el gobierno tiene el derecho único para hacer sus trabajos, incluido para aplicar la ley, hacer la guerra y manejar relaciones internacionales.  Estos son los servicios que esta organización provee.

Asumimos el contrato social, pero nunca hay una fecha en que lo firmamos.  Pues ¿el estado es opresión, sí?  Demanda cosas cuando nunca decidíamos participar.  Sócrates resolvía el problema así: si se decide quedarse en el estado hasta que seas adulto, es asumido que se ha firmado el contrato.  Antes, sus padres hacían la decisión para Usted.  Y aunque no hay un acuerdo oficial, se decide cuando se participa en la comunidad.  Si realmente no quisiera vivir en la sociedad, se puede mudarse a otro, y si no quisiera vivir en ninguna sociedad, se puede mudarse al salvaje y vivir como un ermitaño, sin leyes o impuestos o nada.

Cada persona sólo puede hacer el contrato social con uno gobierno en su región.  Sin un gobierno unitario para aplicar la ley en una sociedad grande habría caos si muchos cuerpos diferentes intentaran hacer sus propias leyes y tuvieran sus propias policías dentro de una ciudad.  La gente temería salirse por la calle porque no supiera que leyes violarían por hacerlo.  Puede ser legítimo diferentes niveles del mismo gobierno, como municipio/autonomía/nación, pero no es posible para dos gobiernos y códigos de ley competitivos para tener legitimidad en el mismo espacio.

La ley pretende defender los derechos del pueblo, especialmente a la vida, la libertad, y la propiedad.  La policía aplica las leyes.  Ahora llegamos a uno de los derechos que la gente cede al estado.  Si alguien viola una ley, también viola los derechos de sus vecinos.  Si el gobierno puede probar el crimen (y no antes, según el habeas corpus) tiene el derecho para encarcelarlo, o en otras palabras tomar su derecho a la libertad.  Los vecinos no pueden encarcelar un criminal por si mismo.  Pues el ciudadano cede el derecho para encarcelar y para ser encarcelado al estado para evitar caos.

El pueblo crea el contrato para proteger sus derechos.  Pues el gobierno y su policía no pueden violar estos mismos derechos que tienen que defender.  Si ignora esta responsabilidad o sus otras, el pueblo puede acusarlo en un juicio para que sus vecinos decidan si tenga razón.  Si el estado sigue como un violador muchas veces y gravemente, el pueblo puede disolverlo y empezar de nuevo.

Cuando hablamos de las relaciones internacionales, no hablamos de las relaciones entre ciudadanos de dos países, más de ellas entre sus gobiernos.  Sólo el estado tiene el derecho para representar si mismo frente a otros estados o para declarar guerra, ella entendida como una lucha entre estados.  (Otra vez, es para evitar “el caos de demasiados gobiernos.”)  Los representantes de un país en una guerra es el ejército, y ellos tienen el derecho para atacar y matar a otros ejércitos pero no lo tiene contra los ciudadanos inocentes.  ¿Por qué?  Parece que el ejército debe tener el derecho para matar a todos los ciudadanos porque el gobierno no representa a todos perfectamente, especialmente en el cero de las dictaduras, pero también con democracias y repúblicas porque la representación es imperfecta y casi nunca tendrá todo el pueblo la misma opinión de una guerra.  Podemos considerar a los soldados culpables porque activamente toman armas para el estado, pero por lo menos para matar a otros; es autodefensa.

El derecho de estado sobre la seguridad nacional lo da un derecho limitado para esconder información del pueblo, también, en mi opinión.  Hay ciertos secretos, como la manera para hacer armas nucleares, que serían demasiados peligrosos si fueran públicos.  Para mí, los derechos fundamentales no incluyen el derecho para información completa.  No obstante, el gobierno sólo debe restringir información para razones de seguridad porque el sistema democrático depende en un pueblo informado.

Como los fontaneros mandan cuentas a su casa para sus servicios, el gobierno manda la cuenta, también, y los ambos tienen el derecho para hacerlo por el contrato.  Los impuestos son otro sacrificio del pueblo.  Si no lo se paga, se va a la cárcel.  Y todos de nosotros aprovechamos de los bienes del gobierno, sea programas sociales, carreteras, o la protección del ejército.  Para mí el mayor argumento para el derecho de impuestos es esto: el ejército es necesario para la defensa del país, y so no se paga su parte para esto, se pone en peligro todos sus vecinos.  Seguro que cada ciudadano se va a pagar para algunos programas que no le gusta, pero parte de la responsabilidad del ciudadano democrático es respetar las decisiones del gobierno representativo.

Ahora nos vamos a la moralidad de espiar.  Para mí es una cuestión del derecho de la propiedad.  Decimos en los Estados Unidos que su casa es su fortaleza, y la protección contra la entrada del gobierno en su propiedad sin autorización es consagrada en la constitución nacional.  Antes de que pueda hacerlo, el gobierno necesita probar en un juicio que hay probabilidad que el ciudadano haya cometido un crimen y necesita más evidencia de esto.

Para mí, la protección contra espiar en la casa es claro porque cada ciudadano tiene el derecho para saber quien está en su propiedad.  Los argumentos contra espiando en los medios de comunicación (teléfono, correo, etc.) son menos seguros.  Depende en los contratos entre un hombre y sus proveedores de estos servicios.  El correo, el teléfono, etcétera son servicios, no son derechos.  La privacidad de estos depende en el contrato entre el vendedor y el consumidor.  ¿Puede el gobierno romper un contrato para la seguridad?  Para mí necesitaría evidencia clara de actividad criminal, que anula algunos derechos como yo estipulaba más temprano y no extiende a los otros ciudadanos.

He escrito tanto para el derecho del estado en relación a la defensa nacional o municipal.  Su derecho para hacer otras cosas, como para regular los negocios, es menos cierto en mi opinión.  Me parece que las regulaciones culpen los negocios antes de que ningún crimen haya ocurrido.  Si una acción no viola los derechos de alguien, no debe ser ilegal.

Esto me lleva a una de las contradicciones de la política.  ¿Tiene el pueblo el derecho para violar sus propios derechos?  Para mí, el mayor argumento para el derecho del gobierno para hacer programas sociales es simplemente que esto es la voluntad del pueblo.  Si el pueblo quiere dar su dinero al gobierno a pesar de sus ineficiencias, es su derecho.  ¿Pero tiene el pueblo el derecho para ceder sus derechos de vida y libertad además de su propiedad al estado?  ¿Puede el estado aprovechar estas oportunidades?  Para mí la respuesta es sí, pero que ellos no pueden quitar los derechos de los demás.  Pues la gente sólo puede ceder sus derechos al estado en la ley, necesitaría un voto de 100% con participación absoluta, incluido la participación perpetua que todos los adultos del futuro.  La alternativa sería un caso de la tiranía de la mayoría y no sería justo.

El estado tiene el derecho además para imponer las reglas que quiere en su propia propiedad, como haría otros propietarios si no sea ridículos.  Las multas para aparcamiento ilegal o para ensuciar las calles son ejemplos.

Mis simpatías son para los derechos de los individuales sobre los del estado, y a veces el contrato social me parece más como una justificación ad hoc para el sistema actual que una teoría válida para los derechos del gobierno.  No obstante, me vale la opinión del presidente Abraham Lincoln de los Estados Unidos, que dijo durante la Guerra Civil que “la constitución no es un pacto de suicidio” para justificar las acciones del estado durante la guerra.  Tenemos nuestros propios derechos, pero tenemos que ceder algunos para la orden o la seguridad.  En resumen, el discurso sobre la relación entre los derechos del pueblo y del gobierno debe ser abierto y constante.  Así puede la gente encontrar el equilibrio perfecto entre el estado y los ciudadanos.

Explore posts in the same categories: Español, Philosophy, Politics, Schoolwork

Tags: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: