El gobierno “perfecto” es el gobierno menos mal

Platón dijo que el estado perfecto seguiría, en una escala grande, los mismos principios éticos que seguiría un hombre perfecto.  El uno es el análogo del otro.  Pues el filósofo construyó una republica que asegurara que la gente viviría en una manera fiel a los principios morales de Platón, desde las estructuras de sus familias hasta los tipos de música que les gustaron.

También dijo el filósofo que la sociedad feliz y tranquila probablemente sería imposible para establecer.  ¡Qué verdad es!  Un intento a imponer mis creencias morales en la gente ya ha fracasado en este sigo.  Fue el franquismo, que buscó imponer el catolicismo conservador a los españoles.  Se negó Franco la importancia de la conciencia individual, y sus súbditos siguieron la fe por mandato, sin creyendo.  Pues cuando Franco murió, la gente se quitó de la iglesia y se cayó en el libertinaje y el ateísmo, probablemente más fuerte que haría sin Franco.  La reputación de la iglesia en España todavía es dañada hoy.

Pues, tengo que regresar al modelo dualista de Santo Agustín: hay una Ciudad de Dios, la comunidad de creyentes aquí, en el purgatorio, y en el cielo, y una Ciudad de Humano, que es la comunidad de todos los hombres en este mundo.  Podemos vivir en las dos pero no podemos combinarlas.  Cada persona aquí tiene el derecho seguir lo que manda su propia conciencia.  Una inspiración para mí es el Santo Rey Fernando III, quien reconquistó Córdoba y Sevilla para el cristianismo pero toleró a los musulmanes y los judíos, y además invitó a la gente de Yahvé a España.  Por contrario, los Reyes Católicos, famosos para sus expulsiones e Inquisiciones, no son canonizados.

Es más, veo una versión secular de la Santa Inquisición en las leyes de los gobiernos occidentales hoy.  Imponen sus creencias personales, especialmente sobre la salud y el Seguro Social, en toda la gente.  No sea justa violar los derechos de unos para hacer algo que no haga daña a otros, aunque favorezca la ley una mayoría de la gente.  Un ejemplo es la ley contra modelas delgadas en Madrid.  Otro es un nuevo propuesto en la Ciudad de Nueva York a prohibir algunos tipos de aceite de cocina porque contienen “demasiada grasa,” aunque los adultos eligen lo que quiere comer y siempre puede pedir a los restaurantes qué está dentro de su comida.  Si es aprobado, esta ley creará caos para todos los cocineros de la ciudad.  Y no debemos olvidar que es ilegal para evitar los impuestos.  Pues, cada individuo es obligado contribuir de su propio dinero para cada proyecta del estado, si las apoya o no.  Parece que los estados toman esta situación ligerísimamente por sus afanes para gastar dinero.  Aunque el seguro social sea para proteger la gente pobre, es caridad obligatoria que no sería extraña en teocracias.

Por lo tanto, veo el estado perfecto como el estado menos mal.  El papel principal de mi estado sería la protección de los derechos de mi gente a la vida, la libertad, y la propiedad, por leyes, policía, y el ejército.  Dividiría el gobierno en tres partes – nacional, estatal, y local – como en los Estados Unidos o España.  Para el sistema, tendremos una república con ramas ejecutivas, legislativas, y judiciales en cada nivel.  Aunque tenga el riesgo de un demagogo, es la mejor manera que tenemos para la gente defender sus propios derechos.  Para impuestos, un bajo porcentaje fijado de los ingresos de cada persona y de cada corporación debe bastar.  Justifico estos impuestos porque defienden los derechos fundamentales del pagador y de sus vecinos, también.  La constitución nacional tendrá las reglas prohibiendo la participación del gobierno en cosas como el bienestar, las leyes contra la libertad, y las regulaciones de los negocios.

El papel del gobierno nacional sería la defensa nacional, las relaciones internacionales, la protección de la frontera, y las leyes interestatales.  Abogo por un ejército fuerte porque usualmente es la única manera para parar a tiranos, como aprendimos en el siglo XX.  En la diplomacia, tenemos que buscar lo mejor para nuestra propia interés pero también debemos defender los derechos de la gente en los otros países a lo alto que podemos.  En el comercio mundial, obviamente favorezco el mercado libre.

La responsabilidad del gobierno estatal sería la creación y el juicio de las leyes criminales.  Estoy en contra de las regulaciones de negocios porque los castigan a los empresarios antes de que hayan hecho un actual crimen, pero si se rompe la ley por seguro, favorezco sanciones fuertes y tiempo en la cárcel.

La ciudad tendrá policía para esforzar las leyes y sus cortes será el foro para resolver debates de derecho de propiedad entre ciudadanos.  Soy neutral en el derecho de la ciudad para dividir su tierra en zonas porque esta ha abusada muchas ciudades.  También la ciudad debe procesar el abandono de los niños y de los viejos, que estarán considerados las responsabilidades de los adultos sanos.

He devuelto mucha libertad al pueblo, pero lo he devuelto mucha responsabilidad, también.  Sin la “bala mágica” de la intervención del gobierno, las caridades privadas y las iglesias tendrán que cuidar para los desafortunados de nuestra sociedad.  Porque mi gobierno es limitadísimo, el pueblo tendrá la habilidad fiscal para hacer todo que el gobierno hace ahora, y más, porque las caridades privadas son mucho más eficientes que las burocracias.  Es más una cuestión de deseo.  ¿Escucharía el pueblo las gritas de los huérfanos y los enfermos?  Creo que el pueblo son naturalmente generosos (pues nuestro sistema de regalos estatales hoy), pues sí.  Por ejemplo, los estadounidenses contribuyeron cientos de millones de dólares a los desafortunados cuando una huracán destruyó la ciudad de New Orleáns aunque el gobierno prometiera millones de dólares de apoyo también.  Algunas personas serán olvidadas, pero esto ocurre hoy, también.  Además, creo que sin el seguro social, el pueblo cambiaría su conducta.  Ahora en New Orleáns, tenemos mucha gente que no trabajan y no buscan trabajo porque saben que van a recibir apoyo del gobierno cada año.

Los jueces de mi estado también tendría que cuidar para <spillover damage>, o actos que una persona o un negocio hace en su propiedad que hace daño a toda la comunidad, como polución.  Con un buen entendimiento del derecho de propiedad, pienso que podemos resolver esto.

¿Quién cuida para la educación científica y también moral de los niños?  Pongo la responsabilidad en los padres y en las caridades privadas como iglesias.  No estoy opuesto al sistema de la educación pública, y por conveniencia quizás que lo tuviéramos como la responsabilidad de cada ciudad, pero en Estados Unidos, parece que en los lugares en que es necesario, es incapaz, y también tiene los vicios de todas las burocracias.

Creo en una sociedad vibrante, pero también uno que opera afuera el estado, organizado informalmente.  No comprometo que mi gobierno salvaría el mundo, sólo que no daría a los individuos el poder para hacerlo.  No comprometo que mi gobierno haría personas buenas, sólo que respetaría las conciencias de todas y las protegerían de los criminales.  Entiendo que mi estado no es muy diferente de lo que tenemos ahora, y ¿por qué no?  La vida actual es mejor que nunca.  Pero podemos tener algo mejor si dejamos nuestras cadenas innecesarias.

Explore posts in the same categories: Español, Philosophy, Politics, Schoolwork

Tags:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: