El individuo como el foco de la sociedad

Los pensadores griegos que hemos estudiado en clase, desde Péricles hasta Aristóteles, comparten la opinión que el estado es más importante que el individuo.  Aristóteles (y más tarde, Hobbes) la expresa en la manera más clara cuando dice que el estado es como un hombre y los ciudadanos los partes de su cuerpo.  Mientras el hombre retiene su identidad si pierde algunos partes, los partes pierden su sentido e identidad sin el resto del hombre.  En otras palabras, la totalidad de una sociedad es mejor que la suma de sus ciudadanos.  Estos son servidores del estado, y deben darle sus vidas con alegría.

Yo creo lo contrario, y no porque me falta el espíritu cívico.  Me gusta participar en las fiestas y las elecciones de mi estado, por ejemplo.  Lo tengo porque he visto el daño y la corrupción que resultan de un gobierno poderoso.  Para <lo bueno de todo>, los estados comunistas han matado docenas de millones de sus ciudadanos por las explotaciones colectivistas, los lugares de reeducación, las hambrunas planeadas, y las purgas ideológicas.  Con discursos similares a los de Péricles, Hitler convenció a los alemanes que fueron mejores que todos sus vecinos y los inspiró a atacarlos y invadirlos.  ¿Cuántas personas murieron por las ambiciones territoriales de los reyes europeos?

Y no es solamente los estados nacionales que abusan su poder.  Cada semana en mi estado de Indiana, leo historias en el periódico de diferentes oficiales corruptas que usan su poder o el dinero de los impuestos para sí mismo.  En mi propia ciudad, el gobierno quitó dos árboles del taller de mi abuela, sin explanación, derecho, o devolución, para sirvió su propia visión de cómo debe aparecer su calle.  Por todo esto, cuestiono la legitimidad del estado, desde el nivel nacional hasta el nivel municipal.  Si sus líderes son personas tan regulares y egoístas como yo, ¿por qué tendrían el derecho para hacer lo que quieren conmigo?

Claramente, el poder del estado no procede de la sabiduría excepcional de sus líderes.  Historia ha mostrado que son egoístas que actúan en su mejor interés, que es usualmente guardar o aumentar su poder.  Además, según el economista austriaca Friedrich Hayek, es imposible para un líder saber lo que es mejor para cada persona en el estado (Hayek).  Hay demasiadas variables y detalles diarios, en los negocios y en la vida en general, que el gobierno no puede saber.  Para una persona actuar en la mejor manera para sí mismo y para el estado, necesita la libertad para hacer sus propias decisiones.

Ni tiene el estado su poder de Dios tampoco.  La Biblia es nebulosa en el sujeto de gobierno.  Dios establece todas las leyes para los hebreos directamente en la Tora.  Cuida de los hebreos de los peligros de un rey: “…”  Nada de los diez mandamientos exigen lealtad al estado; Dios sólo quiere lealtad a sí mismo.  Jesús simplemente dice, “da a Cesar…”  Se somete a las autoridades durante la Pasión, pero en una manera oscura porque los pecados del estado solamente sirven sus goles.  Dice a Pilatos, “no tienes ningún poder pero…”  En mi opinión, la historia de Pilatos ilustra que es mejor para un líder poner en peligro su poder para proteger a un buen hombre que para tomar la vía más pragmática y vivir en infamia.

Pues, creo que la sociedad debe ser subsidiaria al individuo.  Cada ciudadano debe tener el derecho hacer lo que quiere, y su única obligación es obedecer la ley, si la ley es justa.  Como Hayek dijo, el individuo tiene la mejor idea de sus gustos y qué quiere.  Como Dios diría, el individuo tiene la mejor sabiduría de su vocación y qué debe hacer.  Pues, si cada individuo actúa en su mejor interés, y no hace daño a otras personas en el proceso (es por eso que estipulo que es necesario obedecer la ley, que debe protegernos de esto), cada persona alcanzará la mejor para sí mismo, y la sociedad, que es nada más que en grupo de personas, será lo mejor posible.  Si una persona decide empezar una familia, tiene la responsabilidad cuidar para sus hijos porque son personas dependientes y no pueden sobrevivir sólo.  El ciudadano deber tener la misma filosofía con sus padres viejos.

Debo explicar qué significa la frase “ley justa” porque claramente tengo una visión diferente de la de la Comunidad de Madrid.  Una ley justa previene la violación de uno de los derechos fundamentales de un ciudadano, para que uso el modelo de Locke: la vida, la libertad (habla, prensa, religión, reunión, petición), y la propiedad.  Estoy sospechoso de todas las regulaciones porque castiga a una persona antes de que un delito haya ocurrido, como la ley madrileña que prohíbe modelas quienes son demasiadas delgadas.  Apoyo el derecho a la policía para parar y encarcelar criminales porque a veces es necesario limitar los derechos de otros para liberar los demás, y un criminal, por violando otros, ha violado su contrato son la sociedad y pierde los derechos a la libertad que tiene sus paisanos.

Esto me toma naturalmente a la cuestión de cuándo una persona debe dar su vida para su país.  Soy un partidario de la teoría de guerra justa de San Tomás de Aquino, pues creo que un ciudadano sólo debe luchar y darse la vida para una causa moral: la defensa de la vida o de la libertad de sus paisanos o de otros.  Si su país entra tal lucha, el ciudadano puede apoyarlo, por el ejército o sólo en espíritu.  Estoy opuesto a la llamada a filas porque creo que siempre tendremos bastantes voluntarios para una lucha defensiva.  Personas tienen deseos fuertes para proteger a sus familias.  Cada ciudadano debe usar su propia conciencia para hacer estas decisiones, pues apoyo el derecho del objetor de conciencia si uno cree que la lucha es injusta.

Finalmente, me voy a criticar los pensadores griegos desde el punto de vista de mi filosofía.  El lógico de Péricles es sospechosísimo.  La calidad de la vida en Atenas y su superioridad a Esparta no es una causa moral para la guerra, especialmente porque esta lucha fue una invasión ofensiva por Atenas.  No defiende ningunos de los derechos principales.  Pues los soldados no murieron para proteger sus familias y sus vidas; por contrario, murieron para la ambición de sus líderes.  Esto no es un sacrificio justo de los individuales y diminuye la gloria de Atenas en mi opinión.

Sócrates murió para el estado en otra manera: se quedó en su cárcel aunque supiera que Atenas fuera a matarlo porque creía que es mal violar las leyes su estado.  Tengo comentas sobre unas de las premisas de la situación.  Creo que el estado sólo debe matar a otra persona si es necesario para proteger las vidas y las libertades de sus otros ciudadanos.  Porque Sócrates no fue una amenaza a la vida de nadie, me parece injusta su sentencia.  Además, el contrato social entre Sócrates y Atenas que él menciona en el Crito me parece similar al contrato entre dos hombres juiciosos, uno de que se pone loco después.  Según Platón, este evento se anula el contrato (República 331c-d).  Me parece que Atenas fue loca en esa época, y conjunto con la injusticia de su sentencia, Sócrates podría salirse de la cárcel sin culpa.  Pero defiero a su conciencia, que siguió al máximo.

Estoy de acuerdo con Platón que el estado ideal es imposible y las leyes, no los elites, deben gobernar un país, pero tengo problemas con algunas de sus proposiciones en la República.  Su propuesto para censurar el arte me parece una violación de la libertad.  Peor es su apoyo para tener todos los maridos y los niños en común, que es contrario al deseo natural, que podemos ver en casi todas las culturas, de los hombres para crear familias.  ¿Si dos personas quieren hacer esto, porque a los pararía Platón?  Y lo que me da lo más asco es su apoyo para matar a los niños desfigurados.  Este tipo de ingeniero social es un delito grave contra el derecho de los niños para vivir.

Como he dicho antes, Aristóteles es un partidario de la supremacía del estado sobre el individuo, y la clave filosófica entre nosotros se manifiesta en más que las metáforas.  Su argumento que algunas personas son nacidas para ser esclavos es una violación fundamental de mis principales de libertad individual.  Es muy problemático que él clasifica las mujeres con la propiedad, también.  Ya ha negado los derechos de más de un mitad de la sociedad.  Finalmente, porque valúo la conciencia, tengo que negar su declaración que es mejor para ser buen ciudadano que para ser buen hombre.

En nuestra edad, con los medios de comunicación como la televisión más cerca de nuestros hogares y más ruidosas que jamás ha sido en el pasado, es fácil considerar la sociedad como un organismo todopoderoso, pero es una equivocación.  Lo que nos forma lo más no es el estado; es nuestra familia y nuestros amigos.  Nunca encontramos la mítica <sociedad>, sólo otros individuos.  Pues nuestras instituciones deben servir y deferir a nosotros.  Demasiadas veces lo que hacemos para <lo bueno de todo> resulta en lo malo de todo.  El individuo no es una pieza del engranaje de la sociedad; por contrario, es su foco.

Bibliografía

  1. Hayek, Friedrich.  “The Use of Knowledge in Society.”  <http://www.econlib.org/library/Essays/hykKnw1.html&gt;.
Explore posts in the same categories: Español, Philosophy, Politics, Schoolwork

Tags: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: